Robaron y mataron a un caballo de equinoterapia: el dolor el dueño

El animal fue robado en Colonia Catriel, Río Negro. Tenía un gran valor sentimental para los niños con tratamientos de rehabilitación.
Robaron y mataron a un caballo de equinoterapia: el dolor el dueño

Pese al ruego del dueño, este viernes la Asociación Kawell Anay de Colonia Catriel, Rio Negro, lamentó la muerte del caballo Carlitos. El animal de equinoterapia fue robado esta semana en la zona.

Por favor no maten a Carlitos”, había expresado el dueño del caballo antes de confirmarse lo peor. Desde Kawell Anay repudiaron el asesinato del animal y exigieron justicia.

+ LEE MÁS: El Gobierno aprobó dos nuevos cultivos de maíz genéticamente modificados

Lo hicieron a través de su cuenta de Facebook: «Exigimos que la Justicia tome las medidas correspondientes a este delito y nos solidarizamos con la Asociación por la gran pérdida».

Robaron y mataron a un caballo de equinoterapia: el dolor el dueño

Carlitos era muy querido por los niños que realizan procesos de rehabilitación en la zona.

«Los caballos de equinoterapia son parte de nuestro equipo de trabajo y posibilitan mejorar la calidad de vida de las personas que realizan esta importante actividad terapéutica», explicaron con dolor.

Robaron y mataron a un caballo de equinoterapia: el dolor el dueño
Qué le pasó a Carlitos

Sergio Retamales, dueño del animal y perteneciente a la asociación de equinoterapia, contó en diálogo con la radio municipal que el miércoles encerró a los caballos y luego notó que faltaba Carlitos. “Me extrañó porque el petiso nunca se va”, recordó.

+ LEE MÁS: El campo cerró el primer semestre con una liquidación de 11.000 millones de dólares

Y relató: “Entonces me puse a mirar y vi los rastros que dejó alguien que entró y lo agarró, seguro que le fue fácil porque es muy manso. Esta persona salió y hasta cerró la tranquera. Calzaba botas de trabajo de talle grande».

“Es el que les sube el tono a los chicos hipotónicos. Ojalá la vida les dé las alegrías que él regala«, agregó con profunda tristeza.

Robaron y mataron a un caballo de equinoterapia: el dolor el dueño